Nuevo

Turismo en Bahamas - Historia

Turismo en Bahamas - Historia


HISTORIA DEL TURISMO EN LAS BAHAMAS

El turismo ha sido el vehículo que ha permitido a las Bahamas hacer la transición de una economía simple basada en la pesca, el corsario y una industria de las esponjas en quiebra, a una economía moderna y sofisticada. El turismo, que representa hasta el 70% del ingreso nacional, el 50% del empleo total y el 40% de los ingresos del gobierno, es la base de la economía de las Bahamas. Durante cinco décadas, Las Bahamas ha sido el modelo regional en turismo.

Esta publicación intenta rastrear el desarrollo del turismo desde la llegada del primer visitante, Cristóbal Colón, en 1492 hasta principios del siglo XXI. La historia del turismo en las Bahamas se presenta en el contexto del turismo mundial y las tendencias regionales. Destaca las iniciativas de marketing y productos de destacados visionarios que han liderado la industria desde el establecimiento de la Junta de Desarrollo de Bahamas y el Ministerio de Turismo. También se analizan las perspectivas y los desafíos que enfrentará la región en la próxima década, así como el impacto socioeconómico del turismo en la comunidad local, incluidos algunos de los impactos negativos sufridos en las Bahamas como resultado de la concentración en el turismo como principal industria. Consta de 12 capítulos y 12 apéndices con estadísticas completas, así como un Glosario de términos de viaje, es la documentación más completa jamás escrita sobre turismo en las Bahamas. Está ilustrado con más de 300 fotografías. Sin duda, es la publicación más autorizada de su tipo.

"Señora. Cleare ha hecho una crónica detallada del efecto en la comunidad de las Bahamas de los ingresos del turismo, que a lo largo de los años se ha convertido en la principal industria de las Bahamas, y desde que ha sido visto con escepticismo por el Gran Caribe ha sido acogido con entusiasmo regional.

Una característica única de la Historia del Turismo es la lista de la Sra. Cleare de aquellos a quienes ella llama los Gigantes del Turismo y los incondicionales del siglo XX, quienes contribuyeron al lugar que ocupa la industria en la economía, su vida social y su política. La Sra. Cleare ha hecho una contribución importante a la historia de las Bahamas por lo que todos debemos agradecerle ”.

Sobre el Autor

La Sra. Angela Cleare es una veterana en la industria del turismo que ha iniciado numerosos proyectos innovadores durante sus tres décadas en Turismo. Actualmente ocupa el cargo de Directora Senior - Desarrollo de Productos e Islas Familiares, Ministerio de Turismo. Ha publicado varios artículos, entre ellos “Turismo en una Bahamas independiente: treinta años de progreso, Jones Publishing y Turismo: una espada de dos filos, los beneficios y las desventajas sociales del turismo”, publicado por el College of the Bahamas. Tiene una licenciatura de la Universidad de Pace, Nueva York, un MBA de la Universidad de Miami, la acreditación de turismo CTC de la ICTA y la Organización Mundial del Turismo.


Historia del turismo en las Bahamas antes de 1945

En 1740, Peter Henry Bruce, un ingeniero militar de Inglaterra fue enviado a Las Bahamas para realizar algunas reparaciones en los fuertes de Nassau. Quedó tan impresionado por las Islas de las Bahamas y el clima que recomendó que ayudarían en la pronta recuperación de las personas que padecen enfermedades.

El Sr. Samuel Cunard, un empresario canadiense, propietario de una flota transatlántica de barcos, fue contactado para brindar un servicio mensual entre Nueva York y Nassau. Por lo tanto, en 1859 el & ldquoKarnak & rdquo, un vapor de ruedas de paletas, hizo el primer viaje entre Nueva York y Nassau.

Durante la Guerra Civil en los Estados Unidos entre el Norte y el Sur, Nassau experimentó un impulso a la industria del turismo debido al bloqueo de corredores y sureños adinerados que deseaban intercambiar mercancías. Este impulso al Turismo generó una necesidad de alojamiento hotelero. Por lo tanto, en 1861, se inauguró The Royal Victoria Hotel. Con el aumento en el inventario de hoteles, ahora había una gran necesidad de atraer turistas para llenar las habitaciones.

El cirujano del ejército británico, el mayor Bacot, en un escrito de 1869 señaló que el clima y la salubridad de las islas las hacían ideales para los turistas.

El mayor problema era conseguir o animar a los turistas a visitar las islas. Las leyes aprobadas en 1851, 1859 y 1879 para alentar los viajes de turistas a las Bahamas en barcos nunca tuvieron éxito, ya que ocurrieron muchos desastres marítimos.

Animado por la llegada de 500 turistas a Nassau en 1875, el gobernador Robinson sugirió que las Bahamas hiciera un esfuerzo para desviar a algunos de los 100.000 turistas que iban anualmente a Florida. Dando un paso en la dirección correcta, en 1898 se aprobó la más importante ley de hoteles y barcos de vapor y se firmó un contrato de diez años con H.M. Flager, padre fundador y zar de Miami, quien también trajo el Royal Victoria Hotel.

Al comprar el sitio de Fort Nassau, construyó el Hotel Colonial, que fue destruido por un incendio en 1922. El gobierno recompró el sitio y firmó un contrato de arrendamiento de diez años con Bahamas Hotel Company, una subsidiaria de Munroe Steamship Line, que a su vez construyó y completó el New Colonial Hotel en 1922-3. El Hotel Montagu siguió en 1927, pero ahora el problema era llenar estos hoteles de gente.

Muson Co., Royal Mail Line y un tratado con Canadá en 1925, proporcionaron a las Islas de las Bahamas un servicio de barco de vapor desde Nueva York, Gran Bretaña y Canadá.

En 1891, se aprobó la Ley Telegraph y al año siguiente, Cable Beach Nassau se conectó por cable a Jupiter Florida, lo que permitió enviar mensajes a Estados Unidos e incluso a Inglaterra.

El mayor factor que contribuyó a traer turistas a las Bahamas fue la Primera Guerra Mundial, cuando miles de bahameños dejaron sus hermosas costas para irse a otros países o llegaron a Nassau desde Family of Out Islands, acercándolos a un contacto más estrecho con el mundo exterior.

Los días de prohibición que siguieron en los Estados Unidos en 1919 fueron una bendición para las islas de las Bahamas, quienes enumeran sus posibles perspectivas después de la guerra, las calles y pueblos estaban llenos de visitantes y estafadores, ganando un dólar rápidamente transportando licor a los Estados Unidos. Estados.

El efecto secundario fue que las Bahamas disfrutó de un boom de inversiones en tierras. Pan American instituyó un vuelo diario de dos horas y media desde Miami en 1929. Los ricos estaban en todas partes, pero esto no iba a durar. En 1929, la bolsa de valores de Estados Unidos colapsó provocando una recesión mundial que puso fin al boom turístico.

Sir Harry Oakes, un acaudalado hombre de negocios canadiense, fue convencido de que abandonara Canadá para invertir en Nassau. Él construyó el primer aeropuerto aquí en Oakes Field que compró y rebautizó el New Colonial Hotel, The British Colonial Hotel. Asustados por los horrores de la Segunda Guerra Mundial, muchos europeos acudieron en masa a Las Bahamas, las inversiones en tierras aumentaron y, en 1943, se habían construido dos aeropuertos en Nassau. La guerra terminó en 1945, pero esta vez el turismo iba a experimentar un impulso.

Con poca tierra cultivable y ningún depósito de minerales, excepto sal, el turismo como industria de exportación se alentó por primera vez en 1949. Había existido durante varios años antes de esta época un presupuesto de desarrollo general de aproximadamente 96.000 libras. En los cuatro años anteriores a 1950, las llegadas de turistas a las Bahamas ascendieron a unas 32.000. Esta cifra ha aumentado ahora a más de un millón de visitantes por año.

Una de las principales ventajas naturales que tiene Las Islas de las Bahamas es su proximidad a la población de altos ingresos de América del Norte. Los habitantes de este continente moderno y ruidoso sienten una creciente necesidad de escapar de las tensiones provocadas por la industrialización. Las Islas de las Bahamas ofrecen refugios perfectos, la belleza natural, las playas de arena blanca, las aguas transparentes y transparentes, las actividades deportivas, los habitantes amigables y el ritmo lento de las islas las hacen ideales. Sin embargo, el factor individual más importante para atraer turistas a las islas de las Bahamas ha sido la promoción realizada por el brazo de turismo del gobierno de las Bahamas.

Después de las elecciones generales de 1949, los nuevos miembros jóvenes de la Cámara de la Asamblea ganaron apoyo para su idea de que el turismo podría traer prosperidad a las islas. En 1950, la Junta de Desarrollo se revitalizó y la Legislatura votó a favor de contribuir con 156.000 libras para la promoción del turismo, la mayor parte de las cuales se utilizó para la promoción en el extranjero. Los resultados fueron dramáticos, en 1951, el número de visitantes aumentó a 68.502, más del doble del nivel anual para el período 1946-1950.

En 1964, con la introducción del gobierno autónomo interno, la Junta de Desarrollo fue reemplazada por el Ministerio de Turismo. La Ley de Promoción del Turismo (capítulo 13 de enero de 1964) faculta al Gobierno para nombrar a un ministro que se encargará de la responsabilidad general de la promoción del turismo. La idea detrás de esta ley era crear un Ministerio que pudiera actuar de manera más flexible, y que no estuviera sujeto a los rígidos procedimientos, controles burocráticos y demoras. El personal no son funcionarios públicos y toda la autoridad relativa a nombramientos, ceses, disciplina y otros asuntos personales recae en el Ministro.

El entonces ministro de Turismo fue el difunto Sir Stafford Sands, un exitoso abogado y político, a quien a menudo se le conoce como el "padre del turismo" debido a sus esfuerzos pioneros para guiar el desarrollo temprano de la industria. Fue asistido por representantes de publicidad y relaciones públicas bajo contrato, una oficina de noticias y una oficina de ventas bien organizadas en los Estados Unidos, Canadá y Londres. Sin embargo, la estructura de la oficina central era relativamente débil.

Con la derrota del gobierno de la UBP en enero de 1967, Sir Stafford se exilió y murió en 1972. Con el cambio de gobierno, el Primer Ministro, el Excmo. L.O. Pindling, reconociendo la importancia del turismo para la economía, asumió la cartera de Ministro de Turismo y Desarrollo. Aparte del personal de la Oficina de ventas y la Oficina de Noticias y los Representantes de Relaciones Públicas contratados, solo había catorce empleados en el personal de la oficina central del Ministerio. El Primer Ministro se puso a trabajar en la reconstrucción de la organización y la llegada de visitantes siguió aumentando.

Hacia finales de 1968, el Primer Ministro tuvo cada vez más claro que la gestión del turismo debía estar en manos de alguien que pudiera dedicarse más plenamente a este esfuerzo. Por lo tanto, a principios de 1969, cedió la cartera al Excmo. Arthur Foulkes, quien se convirtió en ministro de Turismo y Telecomunicaciones.

En septiembre de 1969, la gestión del turismo volvió a cambiar de manos cuando el Excmo. Clement T. Maynard sucedió al Excmo. A. Foulkes. El ministro Maynard, quien ocupó la cartera de Turismo durante 10 años, más que cualquier otro ministro, creó una organización profesional, dejando tras de sí un historial de éxito sin precedentes.

En octubre de 1979, el Honorable Livingstone Coakley, sucedió al Honorable Clement T. Maynard como Ministro de Turismo. Ocupó la cartera hasta junio de 1982, cuando el Honorable Perry Christie, ex Ministro de Salud, asumió la cartera de Ministro de Turismo. Mientras continuaban los fuertes esfuerzos de promoción en el extranjero, el Ministro Christie hizo hincapié en el desarrollo de productos para garantizar que se resaltaran y preservaran las características únicas de las Bahamas.

En 1984, el Honorable Clement T. Maynard pasó a llamarse Ministro de Turismo y ocupó este cargo durante un período adicional de seis años. En octubre de 1990 fue sucedido por Sir Lynden Pindling, quien se desempeñó como Ministro de Turismo hasta agosto de 1992, cuando el Partido Liberal Progresista fue derrotado en las elecciones generales de 1992 por el Movimiento Nacional Libre. El senador del Movimiento Nacional Libre, Brent Symonette, fue nombrado ministro de Turismo.

La Dirección de Turismo volvió a cambiar de manos en enero de 1995, cuando el Honorable Frank H. Watson fue nombrado Ministro de Turismo.

Sitio web para visitar: http://www.tourismtoday.com

Autor del texto: indicado en el documento fuente del texto anterior

Si usted es el autor del texto anterior y no acepta compartir su conocimiento para la enseñanza, la investigación, la beca (para uso justo como se indica en los derechos de autor de los Estados Unidos), envíenos un correo electrónico y eliminaremos su texto rápidamente. . El uso justo es una limitación y excepción al derecho exclusivo otorgado por la ley de derechos de autor al autor de una obra creativa. En la ley de derechos de autor de los Estados Unidos, el uso justo es una doctrina que permite el uso limitado de material protegido por derechos de autor sin obtener el permiso de los titulares de los derechos. Los ejemplos de uso legítimo incluyen comentarios, motores de búsqueda, críticas, informes de noticias, investigación, enseñanza, archivo de bibliotecas y becas. Proporciona la citación o incorporación legal, sin licencia, de material con derechos de autor en el trabajo de otro autor bajo una prueba de equilibrio de cuatro factores. (fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Fair_use)

La información de medicina y salud contenida en el sitio son de un carácter general y finalidad meramente informativa y por ello no podrá sustituir en ningún caso, el consejo de médico o entidad habilitada legalmente a la profesión.

Historia del turismo en las Bahamas antes de 1945

Los textos son propiedad de sus respectivos autores y les agradecemos por darnos la oportunidad de compartir de forma gratuita a estudiantes, profesores y usuarios de la Web sus textos serán utilizados únicamente con fines ilustrativos educativos y científicos.

Toda la información de nuestro sitio se proporciona con fines educativos sin fines de lucro.


Ecología política y turismo

(2012). Departamento de Investigación y Estadística, Bahamas Ministerio de Turismo 2012.
Obtenido de http: // www.turismo hoy.com / home / statistics / (consultado en mayo
2015). Bahamas Ministerio de Turismo. (2014). los historia del Ministerio de
Turismo.

Categoría: Negocios económicos

La ecología política aborda explícitamente las relaciones entre lo social y lo natural, argumentando que las condiciones sociales y ambientales están íntima e indisolublemente ligadas. Su énfasis en el estado material de la naturaleza como resultado de procesos políticos, así como en la construcción y comprensión de la naturaleza misma como política, es de gran relevancia para el turismo. Muy pocos estudiosos del turismo han utilizado la ecología política como lente para examinar cuestiones de gestión de recursos naturales centradas en el turismo. Este libro reúne a expertos en el campo, con un prólogo de Piers Blaikie, para proporcionar una exploración global de la aplicación de la ecología política al turismo. Aborda los problemas subyacentes de poder, propiedad y políticas que determinan las formas en que se toman e implementan las decisiones de desarrollo turístico. Además, las contribuciones documentan la compleja gama de relaciones entre los interesados ​​en el turismo, incluidas las comunidades indígenas, y las múltiples escalas de posibles conflictos y compromisos. Este libro innovador cubre 15 contribuciones organizadas en torno a cuatro temas transversales de comunidades y clases de medios de vida, representación, despojo y desplazamiento de poder y justicia ambiental y empoderamiento comunitario. Este libro será de gran interés para estudiantes y académicos en turismo, geografía, antropología, sociología, estudios ambientales y manejo de recursos naturales.


Turismo en las Bahamas

¿Pueden las Bahamas sobrevivir sin ramificarse en otras áreas del turismo? La industria del turismo hoy en día es un gran negocio para un país, es la industria número uno de las Bahamas. Es la migración de individuos de un lugar a otro durante un breve período de tiempo. Hay dos tipos de turismo, nacional y extranjero. La gente viaja por motivos de ocio, negocios, deportes, educación y con fines religiosos o médicos. El turismo es una industria muy competitiva. Representa el setenta por ciento del ingreso nacional del país y emplea al cincuenta por ciento de la población.

Por lo tanto, debe ser evaluado, actualizado y planificado cuidadosamente para completar y mantener nuestro número en la industria. Este documento mostrará cuándo y a quién reconoció como destino turístico y cómo se desarrolló y creció a lo largo de los años. Este sería el aspecto histórico del turismo. Las Bahamas es un hermoso país conocido por sus playas, sol y aguas cristalinas. Es una cadena de islas con mucho que ofrecer, especialmente cuando se trata de naturaleza.

Por lo tanto, este documento mostrará por qué el turismo debe diversificarse en función de su impacto económico. Explicaré en qué ámbito del turismo deberíamos ramificarnos y sus efectos, y en qué debe diferenciarse en su conjunto. Este poder económico que tiene el turismo en las Bahamas se comprobará a través de la biblioteca, archivos, libros de texto, apuntes e internet. ¿Qué pasaría con las Bahamas sin el turismo? Los resultados para el país podrían ser devastadores.

Historia del turismo en las Bahamas

La ubicación, el clima y las playas de las Bahamas son los principales factores que llevaron al turismo a ser su industria número uno. Esta sección trata sobre la historia de las Bahamas. Le mostrará cómo el gobierno se movió para desarrollar la industria, permitiéndole crecer. Aunque hubo primeros pobladores y visitantes en las Bahamas desde la época de Cristóbal Colón en 1492, las Bahamas no fueron reconocidas como destino turístico hasta 1740. Fue notado entonces por Peter Henry Bruce, un ingeniero británico, durante las temporadas de invierno norteamericanos. con problemas de salud llegaría a las Bahamas debido a su clima cálido. Durante este período, solo los ricos podían visitar esos lugares, por lo que el número de visitantes era pequeño. El turista se quedaba con amigos o en pensiones construidas especialmente para ellos. No había servicios de líneas aéreas a Nassau, solo viajes en barco. El primer servicio de barco de vapor, el Kannak de Nueva York a Nassau, fue regular hasta 1859. Esto fue el resultado de la aprobación del Gobierno de la Ley de Fomento del Turismo en 1851, pagando a personas o empresas para proporcionar servicios de barco de vapor entre Nueva York y Nassau. Fue iniciado por Samuel Cunard. Este fue su primer paso para mejorar la industria turística. Construyeron el primer hotel, el Royal Victoria, en 1861 durante la Guerra Civil estadounidense. Acomodaba a muchos soldados y corredores del Bloqueo. Tenía un hermoso jardín (cuyas ruinas aún permanecen hoy) y siempre tenía algún tipo de entretenimiento, desde la banda hasta los vendedores de paja. Con el hotel, las llegadas de visitantes aumentaron a 500 por año en 1873. Los turistas comenzaron a venir para navegar, nadar y otras actividades divertidas. Ya no se conocía como un lugar para las enfermedades.

En 1870, el hotel se llenó al máximo de su capacidad, por lo que el turismo aumentó. Sin embargo, el turismo floreció durante los meses de invierno y no durante el verano porque era estacional. En 1891 se aprobó la Ley de Telégrafos, se puso a disposición la comunicación entre países. Cable Beach se conectó a Jupiter, Florida de forma inalámbrica. En 1888, Henry Flagger y otros inversores alientan al gobierno a aprobar la Ley de hoteles y barcos de vapor. En 1900 Flagger compró el Royal Victoria Hotel y construyó el Colonial Hotel en el antiguo sitio de Fort Nassau. Durante los siguientes 50 años, los turistas adinerados vendrían a las Bahamas y se quedarían todo el invierno. Usaron las islas familiares como áreas de juego. En 1923, se construyó un nuevo hotel colonial desde que el antiguo se incendió en 1922. Esta vez fue construido por Sir Harry Oks, un acaudalado canadiense. Fort Montague Beach Hotel abrió sus puertas en 1927. Durante el siglo XIX, a medida que crecía la industria del turismo, Chalks Airline inició hidroaviones. En 1929, Pan American Airways abrió su primera oficina en Nassau utilizando hidroaviones. En 1944 cambiaron a aviones. En 1937 la llegada de visitantes superó a la población. ¡El turismo estaba en auge! En 1949, las llegadas fueron 32.000, pero un 17% menos que en 1937. En 1941, el gobierno lanzó una feria que exhibía y mostraba las artesanías de las islas exteriores. Se promueve el turismo. En la década de 1950, se creó la junta de desarrollo para promover y administrar la industria del turismo. Bajo el liderazgo de Sir Stanford Sands, el padre del turismo, el turismo se modernizó. Fue necesario después de la disminución de visitantes en la Segunda Guerra Mundial, cuando la gente no podía ni podía permitirse viajar. Una vez que Sir Stanford Sands asumió el control, aumentó en un 40%. Como presidente, sus objetivos eran aumentar el número de visitantes y hacer del turismo un negocio durante todo el año. Esto fue posible gracias a la apertura del hotel Emerald Beach en 1954 con habitaciones con aire acondicionado.

Se aprobó la Ley de Fomento de los Hoteles y más inversores, personas adineradas, querían viajar. Los aviones nuevos y asequibles hicieron que viajar fuera barato y fácil. Para acomodar la gran cantidad de visitantes se construyó un aeropuerto en el campo Windsor. Port Nassau se completó para dar cabida a los cruceros. En 1967, el número de turistas era de 800.000 por año. Todo esto se debió a una promoción liderada por Sir Stafford Sands que llevó a la introducción de casinos y el Freeport Lucayan Resort. A medida que el turismo creció, las llegadas aumentaron a 1.072.210 en 1968. A medida que se desarrolló la industria del turismo, el gobierno asignó más dinero para eventos especiales en el extranjero, una campaña de promoción eficaz. La estrategia de desarrollo hotelero, promociones, comunicación, publicidad, expansión de cruceros y aerolíneas, la junta de desarrollo y su presidente hicieron que el turismo fuera más competitivo, sustentable y económico. También estaban creciendo los negocios y servicios necesarios para cuidar al turista. Más inversionistas vinieron a las Bahamas y abrieron complejos vacacionales como en Cable Beach y se construyó en Paradise Island, dando un impulso a las Bahamas. Muchos estaban empleados y los visitantes estaban interesados ​​en venir a ver al nuevo gigante caribeño. Cable Beach ganó Super Club Breezes, Crystal Palace y Sandals. Para el año 200, el turismo ascendía a 4,2 millones, 1,6 se hospedaron en hoteles y 2,5 llegaron en un crucero.

El turismo es una industria diversa llena de muchos tipos de turistas. Estos tipos de turista son turista que pernocta, turista en cruceros, turista diurno, ecoturismo, turista en tránsito y turistas con escala. En primer lugar, el turismo se divide en dos tipos de turismo: internacional y nacional. El turismo interno es el viaje de personas dentro de su país. Los turistas internacionales, también conocidos como turistas extranjeros, son personas que viajan fuera de su país a otro por motivos de negocios y ocio. Los turistas que pernoctan son turistas que pernoctan

Los turistas de cruceros son los turistas que vienen en los cruceros, que utilizan poco o ningún alojamiento Los ecoturistas son personas que visitan áreas naturales relativamente tranquilas para admirar, estudiar o disfrutar de la vida salvaje natural de la isla. la isla, utilizando únicamente los sistemas de transporte de las islas Los turistas que hacen escala son turistas que se quedan por más de una noche, utilizando alojamiento en hoteles y sistemas de transporte

Cuando los turistas lo visitan, contribuyen con dinero al producto interno bruto del país, que es el valor de todos los bienes y servicios finales producidos en un país durante un período de tiempo. Recibimos estos ingresos cada vez que un turista utiliza alojamiento en hoteles, sistemas de transporte o compra nuestros productos, asegurando que el país y su gente se beneficien de los ingresos.

El turismo es cuando una persona abandona su país de origen designado y se traslada temporalmente a otra región por motivos de negocios o de ocio. El turismo es la industria número uno de las Bahamas. Creación de empleo en casi todos los campos de trabajo de trabajadores no calificados, personal hotelero semi-calificado, profesional de gestión altamente capacitado. Esta industria por sí sola emplea al 40% de los bahameños y deja otro 20% dependiente de ella. El turismo representa el 70% del ingreso nacional del país, el 50% del empleo total del país y el 40% de los ingresos del gobierno. Generando la mayor parte de los ingresos de nuestro país, el turismo proporciona ingresos por impuestos que permiten el pleno desarrollo de las carreteras, las escuelas y los servicios de salud pública. Estos impuestos incluyen derechos de aduana, impuesto de timbre, impuesto de salida y tasas de aeropuerto y puerto, impuesto de hotel y casino. Estos impuestos permiten al gobierno proporcionar una infraestructura completa. El turismo proporciona divisas debido al rápido flujo de dólares estadounidenses que ingresan al país. Este tipo de cambio permite al gobierno pagar todas las deudas externas adeudadas. Los bienes y alimentos importados también son pagados por este flujo. El tipo de cambio permite que las Bahamas sea la única isla caribeña con un valor dólar a dólar como Estados Unidos. Los ingresos proporcionados por este intercambio ayudan al gobierno a pagar mensualmente a miles de empleados. También le permite mejorar obras viales, construcción de escuelas y otras obras gubernamentales. El turismo también ayuda a desarrollar nuestra cultura. Cuando una persona viaja mira
para un lugar que se adapte a todas sus necesidades mientras están fuera de casa. Las Bahamas lo ha proporcionado todo. Es nuestro "Ganador de pan", por lo tanto, debemos continuar mejorando y mantener contentos a los turistas para que regresen o se lo cuenten a alguien. Con todas las ventajas y beneficios mencionados anteriormente, la industria del turismo no es fácil de administrar. Si no se planifica con cuidado, puede afectarnos negativamente. Las desventajas incluyen las siguientes regiones costeras que se destruyen cuando se construyen los hoteles. Esto proporciona hermosas áreas de playa para los turistas. Las islas de la familia atienden a los navegantes que vienen anualmente para pescar o simplemente navegar. Esto es excelente para la economía en términos de gastos, pero se deben construir muelles y puertos deportivos para acomodar sus barcos. Esto lleva a que los manglares, el hábitat de la vida marina bebé, se dañen. Además, los cruceros, los visitantes, los operadores turísticos locales, los huéspedes del resort y los navegantes arrojan basura al mar, lo que causa contaminación. Otra desventaja es el daño causado a nuestro arrecife de coral y vida marina. Los buzos rompen ilegalmente las plantas de coral para tenerlas como recuerdo, pero esto ayuda a matar el arrecife. Por tanto, el daño medioambiental es un alto coste a pagar. Nuestra industria número uno, el turismo, atrae a personas de todo el mundo. Sin embargo, la mayoría de los visitantes de las Bahamas provienen de América del Norte, especialmente de Estados Unidos. Esto ha provocado una identidad de cruceros en las Bahamas. Los nativos o nuestra gente se han adaptado y aceptado las formas extranjeras y se han opuesto a las suyas. Los casinos, los juegos de azar, la ropa, la música y la comida son ejemplos de dónde ocurrió la pérdida de cultura. El intercambio cultural es bueno, pero no olvides de dónde vienes. Es por eso que nuestra cultura necesita ser expuesta y promovida aquí. Los turistas quieren lo que no obtienen en casa. La principal desventaja del turismo en las Bahamas es el hecho de que, aunque se gana mucho dinero y se aumentan las divisas. Gran parte de lo ganado se envía fuera de las Bahamas para pagar facturas en el extranjero. Somos una nación en desarrollo, por lo tanto, importamos la mayoría de nuestros alimentos y bienes.

El turismo se describe como un movimiento de personas de un destino a otro. El turismo, como industria, representa el 70% del ingreso nacional del país, el 50% del empleo total del país y el 40% de los ingresos del gobierno. Esto significa que el turismo es la principal industria del país, que genera la mayor cantidad de ingresos y proporciona la mayor cantidad de puestos de trabajo. El sector turístico involucra muchos trabajos desde el taxista y conductor de autobús hasta los trabajadores de los hoteles y paja
mercado.

Gastos de visitantes
1968-1979
AÑO
VISITANTE DE ESCALA
VISITANTES DE CRUCERO
EL GASTO TOTAL
1968
$ 168,726,00
$ 11,668,00
$ 180,329,926
1973
$ 281,219,00
$ 20,808,00
$ 302,027,00
1979
$ 536,907,510
$ 24,760,760
$ 561,667,830

Actualmente, en el año 2012, el turismo sigue siendo la industria número uno de las Bahamas, sin embargo, mantenerlo como la principal industria del país se está convirtiendo en una tarea algo difícil, especialmente durante tiempos de recesión y aumento de las tasas de criminalidad.

Para mantener el turismo como nuestra industria número uno y para seguir siendo competitivos frente a otros países que utilizan el turismo en todo el mundo, debemos diversificarlo, promoverlo y desarrollarlo. Esta sección mostrará cómo el ecoturismo puede beneficiar a la industria número uno, el turismo. El ecoturismo, por definición, es el turismo que se centra en algún aspecto del entorno natural y es amigable o conservador con las plantas, los animales y el paisaje natural. Un ecoturista es un go individuo que visita un lugar tranquilo.
área para admirar, estudiar y disfrutar de paisajes naturales, plantas y animales silvestres. Hay 3 tipos de turismo ecológico: Recolectores: recolecta muestras de plantas y mariposas.

Fotógrafos: disfrutan de la observación de aves, plantas, animales, flores, bosques y desierto Hacedores: disfrutan de montar a caballo, trotar, nadar, esquiar, hacer mochileros, bucear, andar en canoa, escalar y cazar El ecoturismo implica viajar a áreas relativamente tranquilas o naturales para estudiar, admirar y disfrutar del paisaje, las plantas y animales silvestres en su entorno natural, y al mismo tiempo preservar el medio ambiente y brindar beneficios económicos para las generaciones futuras. También incluye nuestros sitios históricos y otros rasgos humanos que pueden mantenerse para las generaciones futuras. Esta área se puede ver por los beneficios que proporcionó, tales como: empleos, ingresos y crecimiento económico para las islas familiares; nuestras islas familiares contienen la mayoría de nuestras atracciones naturales, como parques naturales, pantanos, agujeros azules, etc. ecoturismo se pueden desarrollar, se darán más puestos de trabajo y se podrán conocer. Fomenta la planificación familiar al tiempo que aumenta el desarrollo de la infraestructura; sin una visión para avanzar, el turismo retrocederá. Por lo tanto, el Ministerio de Turismo siempre debe tener algún enfoque en cuanto a hacia dónde se dirige nuestra industria. Mejora la protección del medio ambiente y los activos naturales: preservaremos, protegeremos, mejoraremos y nos aseguraremos de que nadie los dañe. Fomenta la preservación de la cultura local en el medio ambiente; esta ventaja hará que tanto los lugareños como los visitantes estén al tanto de nuestros recursos naturales y sitios históricos para las generaciones futuras. Diversifica la economía: con los ingresos generados por el ecoturismo, el gobierno puede desarrollar la economía y las áreas diseñadas para el ecoturismo. Proporciona atractivos adicionales para los turistas amantes de la naturaleza. Nos da disponibilidad

Los desarrolladores se vuelven más conscientes, esto causa menos daño y daño al medio ambiente. Dinero, el turista atraído por el turismo ecológico suele ser muy rico o adinerado y pagará lo que sea necesario. El ecoturismo mostrará áreas de atracción natural y brindará recreación sin destrucción a áreas que no se ven ni se tocan. Con todo lo bueno hay algo malo. La industria del turismo no es fácil de gestionar. Si no se planifica con cuidado
nos puede afectar negativamente. Junto con los muchos beneficios del ecoturismo, también existen algunas desventajas. Las desventajas incluyen las siguientes: Popularidad: puede hacer que el área se degrade y destruya la vida silvestre natural. El ecoturismo puede convertirse en una excusa para el desarrollo donde no es adecuado Fuente de ingresos inestable, por ejemplo, manglares, casas de aguas poco profundas para peces pequeños Las personas pueden combinar el ecoturismo con el turismo

El ecoturismo puede ser destruido por el desarrollo
Las Bahamas con su gran variedad de recursos naturales, sitios históricos y culturas mixtas (africanas y europeas) pueden expandirse fácilmente para promover el ecoturismo. Aunque existen algunas desventajas, las ventajas las superan. Todo lo que se necesita o se requiere es la apreciación, conservación y protección de lo que tenemos para ofrecer, cómo nos beneficiamos de t para el futuro. CONCLUSIÓN


Nuestra historia

El gobierno de las Bahamas formó el Departamento de Aviación Civil en mayo de 1946 y el comandante de ala E.H. Coleman, comandante de la Fuerza Aérea, ex capitán de línea aérea de Imperial Airways, fue nombrado director.

On June 1, 1946, the Royal Air Force (R.A.F.) withdrew from The Bahamas and Windsor Field, their base of operation, was closed to all traffic. At the same time The Bahamas Government assumed control of the Oakes Field Airport, which was selected as the major civil airport of the colony, because of its extensive runways, facilities and buildings, which were readily adaptable for civil aviation purposes and proximity to Nassau. The airport was transformed from a military into a civil airport and two non-commissioned officers were retained as controllers on secondment from the R.A.F. for several weeks to assist in training civilian controllers.

An establishment of personnel was considered necessary for the operation of the airport on a civilian basis and a proposal was submitted to Government for approval. In July 1946, the airport was administered and controlled entirely by civil personnel and the CAD was organized in sub- sections, consisting of Administration, Accounts, Air Traffic, Fire Fighting and Airport Maintenance. Airport charges for landing and parking fees and use of facilities were compiled and brought into force by legislation in September of 1946.

At the Regional Caribbean Conference of the International Civil Aviation Organization (ICAO), the entity responsible for the “planning and development of international air transport (setting regulations, standards, and procedures) so as to ensure the safe and orderly growth of international civil aviation throughout the world,” held in Washington in September 1946, which the Director of Civil Aviation, Bahamas attended as a delegate, Oakes Field was recommended for designation as a long-range regular airport.

On January 1, 1947, the Department became fully self- accounting and an annual vote was granted based on estimates of revenue and expenditure made at the latter part of the previous year. During this year the airport’s board was formed, comprising a chairman and five members two of whom were members of the House of Assembly, who were responsible forgeneral management and control of land, buildings, equipment and facilities at any Government-owned airport.

The Air Transport Licensing Authority was appointed in 1953. This committee, which comprised a chairman, not less than three members and a Secretary, issued, renewed or revoked licenses or permits to operate air services within The Bahamas. That responsibility, among others, was transferred to CAD, which worked to ensure the operation and maintenance of a safe, sustainable air transportation industry that positively impacted the development of the country’s aviation industry.

The main functions of the Civil Aviation Department were:

Responsibility for a safe and orderly flow of air traffic.
Licensing of aircrew and aircraft engineers.
Licensing of aircrew and aircraft and issuance of certificates of airworthiness.
Inspection and licensing of airports and airstrips.
Implementation of International Civil Aviation Organization regulations.
Cleaning and maintaining Government-owned airports.
On April 1, 1956, Mr. Hartis Thompson, a Bahamian, was appointed Director of Civil Aviation. He became the first Bahamian to fill that position. Other Directors of Civil Aviation (all Bahamian) include Mr. Donald Ingraham, Mr. Philip Powell, Mr. Aidan Tynes, Mr. Arthur Symonette (Ag.), Mr. Ciano Ricardo Strachan, Mr. Cyril Saunders, Captain Patrick Rolle, Mr. Ivan L. Cleare (Ag.), Mr. Keith Major (Ag.) and, currently, Captain Charles Beneby.

On July 10, 1973 the Commonwealth of The Bahamas became an independent county, and on June 26, 1973 became a Contracting/Signatory State of the International Civil Aviation Organization (ICAO).

The passage of the United States’ Deregulation Act of 1978 and, later, the dismissal of over 11,000 Air Traffic Controllers – members of the Professional Air Traffic Controllers Organization (PATCO) in 1981 – were two events that shook aviation in the United States, and to some extent internationally, to its roots.

In 1982, the Bahamas Civil Aviation Department experienced significant growth in air traffic movement with over 100,000 flights which resulted in more than 1.25 million passengers moving through our airports.

The introduction of the Radar Control in The Bahamas on May 15, 1986, was an historic event. It vastly improved the safety and efficiency of the Bahamian Air Traffic Control System. Other improvements in aviation included the construction of a new U.S.A. Pre-clearance terminal and a new Control Tower and Radar Control facility. More recently, we have seen the redevelopment of Nassau International Airport (re-named in 1957) and now Lynden Pindling International Airport (LPIA), further re-named on July 6, 2006, with domestic and international passenger terminals comparable to those in developed countries.

In 2001, The Flight Standards Inspectorate unit was formed under the management of Captain Patrick Rolle.

In 2011, The Bahamas became the first in the North American Central American and Caribbean (NACC) Region to implement the State Safety Programme (SSP).

In its quest to engage in an Air Transport Reform Programme, on May 27, 2013, The Bahamas Government awarded a turnkey contract to Indra Sistemas of Spain for the supply and installation of a collocated Primary Surveillance S-Band Radar (PSR) and a Monopulse Secondary Radar System (MSSR) Mode S Capable and an Approach Control Centre (APP) for the Lynden Pindling International Airport. Also included with the radar system were a Radar Approach Control Simulator and a 3D Tower Simulator that are to be used for the training of air traffic controllers on New Providence, in the first instance, and expanding to include additional Family Islands as the air traffic control service expands.

Last year marked the 70th anniversary of The Bahamas Civil Aviation Department and, during the last 70 years, CAD served as the regulator, operator and service provider of the country’s aviation industry, charged with the responsibility of ensuring that regulations are in place to manage the development and operation of a national aviation industry governed by legislation and compliance with international standards, guidelines and best practices. Despite the growing pains of its formative years and the consistent challenges the aviation industry provides, the country is proud of its achievements in developing an industry characterized by a commitment to safety and security – with Air Traffic Control as an integral aspect of industry safety.

However, on October 3, 2016, with the enactment of the Civil Aviation Act, 2016, another historic moment emerged, as the Civil Aviation Department (CAD) transitioned to the Bahamas Civil Aviation Authority (BCAA), effecting separation of the regulatory and safety and security oversight functions from the service provider (airport operations and air navigation services), ensuring that The Bahamas is better poised to meet ICAO Standards and Recommended Practices (SARPs).

Within the newly created BCAA, an Independent Aircraft Accident Investigation Department (AAID), Air Transport Licensing Department and subsidiary Bahamas Air Navigation Services Department (BANSD), comprising Air Traffic Services, Communications Navigation and Surveillance/ Airway Facility Services and Aeronautical Information Services/Management exist and the 28 Family Island Aerodromes/Airports and Air Rescue and Fire Fighting services were transferred to the Airport Authority.

The new Bahamas Civil Aviation Authority, still undergoing transformation, is aware of the positive role that aviation plays in the economic development of The Bahamas and is continually seeking ways to improve the movement of passengers and goods necessary for internal and international commerce. The civil aviation industry in The Bahamas continues to evolve, as the country continues to accentuate the No Country Left Behind (NCLB) initiative by ICAO, in an effort to assist all of its 191 Member States in implementing ICAO Standards and Recommended Practices (SARPs).

The Bahamas Civil Aviation Authority (BCAA) is presently an arm of the Ministry of Tourism and Aviation, and governed by a Board. In January 2017, the first three-member Board of Directors was formed: Mrs. Wendy Craigg (Chairperson) and Messrs. Michael Allen and Rev. Heuter Rolle. Following a change in government on May 10, 2017, a five-member Board was appointed, with effect from July 1, 2017, with Mrs. Craigg and Rev. Heuter Rolle being retained as Chair and Member, respectively, along with newly appointed Directors/Members: Mr. Bryan Glinton, Mrs. Kristal Carey and Dr. Sophia Rolle.

Since 10th April, 2017, Captain Charles Beneby assumed the post of Director General, Bahamas Civil Aviation Authority (BCAA) and Mr. Keith Major, General Manager of Bahamas Air Navigation Services Division (BANSD).

Following are successes of civil aviation in The Bahamas:

Over the past 39 years, The Bahamas has successfully completed the Ratification/Accession of some 16 International Air Law Instruments of ICAO.
On August 2011, The Bahamas, through the expert assistance of ICAO’s Technical Cooperation Bureau (TCB), was the first ICAO North American, Central American and Caribbean (NACC) State to successfully launch the State Safety Programme

The Bahamas serves as a member on the joint Performance-based Navigation (PBN) Implementation Task Force, and Dangerous Goods (DG) and Aviation Data and Analysis Panels.

In May 2016, the Civil Aviation Department hosted NACC/DCA06 with some 90 attendees, and in December 2016, the International Civil Aviation Air Negotiations event (ICAN2016) with over 500 participants.


Tourism in Bahamas - History

History of the Bahamas

Documented Bahamian history begins with the words, "Baja Mar," the name the Spanish bestowed on the islands. This term is misleading, however it means "shallow sea," but the islands are really mountain plateaus that emerged from the Atlantic hundreds of thousands of years ago. As they grew, they hosted countless generations of coral, which today comprise the islands' limestone base.

The "Lukku-cairi" or island people, as they called themselves, were the first settlers. Originally from South America, they meandered up through the Caribbean and finally arrived in The Bahamas around the Ninth Century AD. Known as Arawaks, they are also called "Lucayans" and "Indians"- a label bestowed by Columbus, who mistakenly thought he found the East Indies when he dropped anchor in San Salvador in 1492.

The next phase of Bahamian history involves the Eleutheran Adventurers, English settlers who left Bermuda in 1647 searching for religious freedom. They formed the first British colony on the Island of Eleuthera, and began a prosperous agricultural economy that still thrives today.

The geography of the islands attracted many well-known pirates, such as the infamous Blackbeard, Henry Morgan, and Anne Bonney, who dominated the islands for the next 70 Years in what was known as "The Golden Age of Piracy." Their chief occupation was luring unsuspecting ships into the treacherous, shallow waters, then pouncing on and plundering them like insects trapped in a spider's web. Britain, which claimed islands in 1670, remained powerless against their predations for almost 50 years, until the first governor, Woodes Rogers, drove them out in 1718. Britain then recognized them as a colony.

Privateering, a government-sanctioned form of piracy practiced during Britain's war with Spain and the American Revolution, brought periods of prosperity to the islands. Spain entered the fray on the side of the Americans and briefly retook The Bahamas in May 1782. A year later, under the Treaty of Versailles, it once again became a British colony.

Following Britain's defeat in the American Revolutionary War, southern loyalists brought their slaves to the islands and grew cotton under the Crown's protection. Troubled times in neighboring America often meant prosperity for The Bahamas. In 1861, during the American Civil War years, the Union Navy blockaded the islands in an attempt to cripple the Confederacy, and Bahamians grew rich running Confederate cotton to English mills and sending military equipment to Confederate rebels.

Hard times followed the end of the Civil War until Prohibition and the "Roaring Twenties" transformed The Bahamas into a base for rum-running. But after Prohibition was repealed, the islands again lapsed into economic stagnation. Prosperity did not return until World War II, when the Bahamas served as an air and sea way-station in the Atlantic. Shortly after, the new industry of tourism changed the priorities in the islands. For the first time, the beauty and life of the islands were recognized as an asset. When Cuba was closed to US tourists in the 1950's, The Bahamas forged ahead to become one of the world's most popular tourist destinations.

Great Britain granted the islands self-government in 1964 and changed their status from colony to Commonwealth in 1969. In 1973, the Commonwealth of The Bahamas became independent within the Commonwealth of Nations, but retained Queen Elizabeth II as constitutional head of state.


Contenido

The early seaside resorts were developed primarily for curative benefits of bathing [a] in the sea and breathing the warm, ozone-laden air. [3] Lawrence Washington (1718–1752) and his younger half-brother George Washington stayed at the Bush Hill House in Barbados in 1751 for two months to treat Lawrence's tuberculosis. According to an anthropologist, Barbados was referred to as the "sanatorium of the West Indies" in guidebooks because of its fresh water, sea air, and absence of malaria. [3]

The Bath Hotel and the Spring House was created of stone along Bath Stream in 1778 on the island of Nevis. [4] It was the first official hotel to open in the Caribbean. [5] The mineral hot springs and the hotel attracted visitors such as Prince William Henry, Lord Nelson and Samuel Taylor Coleridge. [4] The Royal Victorian Hotel in the Bahamas opened in 1861, Crane Beach in Barbados opened in 1887, and the Jamaican Titchfield Hotel was another early one. [6] By 1900, eleven or more steamships had regular routes to Barbados. In the 19th century, wealthy European tourists traveled across the Atlantic during the winter months for weeks or months at a time. [3] [5] The Caribbean islands were colonies of European countries, and early tourists went to their nation's colonies. Barbados and Jamaica were visited by the English, Curaçao by the Dutch, and Martinique by the French. [7] American tourists traveled to The Bahamas and Cuba. [3]

In the 1920s, tourists visited the Caribbean for pleasurable, sun-bathing vacations. Sun exposure was considered healthy at that time and tans were a symbol of "spontaneity and sensuality" among the wealthy. [8] Before World War II, more than 100,000 tourists visited the region a year. [9]

Tourism became an economically important industry as Caribbean bananas, sugar, and bauxite were no longer competitively priced with the advent of free-trade policies. [4] [10] Encouraged by the United Nations and World Bank, many governments in the Caribbean encouraged tourism beginning in the 1950s to boost their third-world economies. [11] The Caribbean Tourist Association was founded in 1951. [12] Tax incentives encouraged foreign development of hotels and infrastructure, cultivated by newly formed tourism ministries. [10]

Regular non-stop international airplane flights in the 1960s made vacations to the Caribbean more affordable and increased the number of visitors. [6] Visitors from Europe could travel there in eight hours, whereas it used to take three weeks by ship. [8] After World War II, the expanding middle class had more time and money for vacations and travel agencies sold affordable vacation packages to the Caribbean. Friendly native people, a warm climate, very few pests or disease, and natural beauty made it an attractive holiday option. In addition, people could also select islands based upon the language spoken: Spanish, French, Dutch or English. [8] In 1959, 1.3 million people vacationed in the Caribbean, and by 1965 the number of visitors had risen to nearly 4 million per year. [9]

Multinational hotel chains and tour operators began operating. [6] Tourism became a significant industry by 1985 when 10 million people vacationed on the islands. [9] Islands that had relied on oil production for their revenue, like Trinidad and Tobago, and Aruba, did not vigorously promote tourism until revenues from oil declined in the 1990s. [9] In 2007, the number of annual tourists rose to 17 million people. [9]

Tourism is one of the region's major economic sectors, with 25 million visitors contributing $49 billion towards the area's gross domestic product in 2013, which represented 14% of its total GDP. This puts the region twelfth in the world in terms of tourism's absolute contribution to GDP, but first as a proportion of GDP. In terms of employment, 11.3% of the region's jobs depend on tourism either directly or indirectly. [1] It is often described as "the most tourism-dependent region in the world". [13] [14] [15]

Caribbean islands now depend on tourism for their economy, it being referred to as "the engine of their growth". [16] Tourism is a huge contributor to the economies of all Caribbean countries and the biggest contributor to many of them such as Antigua and Barbuda, Bahamas and the Virgin Islands. [ cita necesaria ] It provides a steady revenue stream, with temporary blips due to hurricanes or recessions in the Western world [17] and supports local farming, fishing, and retail industries. [18] Barbados, for instance, has moved from a primarily agricultural economy to a service-based economy that supports tourism. By 2006, tourism brought in ten times more to the Barbados economy than sugar cane production, $167 million versus $14.5 billion. [19]

Besides hotels and restaurants, services to tourism have required additional infrastructure, including: airports, roads, sewage treatment plants, landfills, electricity supply and telephones. [20]

Much of the profit from tourism is earned by corporations outside of the Caribbean since, "two-thirds of the hotel rooms in the region are foreign owned, and the tour companies who arrange visitor's activities are often foreign owned". [20] The more luxurious the accommodations, the more likely that profits are made by foreign firms. Further, many resorts are all-inclusive, and vacationers of these resorts rarely eat out at locally owned restaurants, rent water sports gear from local entrepreneurs, or arrange island tours with local taxis. [21] Most of the food served at hotels is imported, locally grown fruit, such as breadfruit, bananas, mangos, and citrus is rarely served. Only about 30% of money spent by foreign visitors remains in the Caribbean, the rest is retained by overseas firms. [21]

Tourism development has driven up the cost of food and land, land which may be purchased for hotel, marina, and other tourist facility development by companies able to afford the price. [22] If they have a home, they may be pushed out of their residence due to the high cost of living or hotel construction. [22]

Today some West Indians are seeing features of the colonial situation resurrected by tourism. Locals are denied access to their own beaches, the best jobs go to non-nationals or those with the lightest skin, and humble service roles and low-wage jobs predominate in the tourism sector.

Tourist attraction of the region are those generally associated with a maritime tropical climate: Scuba diving and snorkeling on coral reefs, cruises, sailing, and game fishing at sea. On land golf, botanical gardens, parks, limestone caves, wildlife reserves, hiking, cycling and horseback riding. Cultural attractions include Carnival, steel bands, reggae and cricket. Due to the dispersal of the islands, helicopter or aeroplane tours are popular. Specific to this tropical region are tours of historic colonial plantation houses, sugar mills and rum distilleries. [24] Caribbean cuisine is a fusion of cooking styles, goat stew being the signature dish of several islands. Marijuana has developed in importance since the 19th century, becoming a significant part of Jamaican culture. [25]

A large number of the visitors are honeymooners or people who come to the islands for a destination wedding. [11] Tour operators use oblique references to sex tourism to attract customers. [26]

The recent studies shows that some Caribbean islands, like Cuba, Hispaniola, Jamaica, and Puerto Rico has a huge potential for mountaineering activity, however, it is not utilized properly. [27]

Some historians and cultural anthropologists say the changes to the islands to support tourism have negatively impacted the indigenous cultures of the Caribbean. [12] David Bennett's article, "Global tourism and Caribbean culture" offers examples in which tourism and globalization create an inauthentic culture that caters more to the tourists than the indigenous heritage. This is further morphed by mass media influences, such as television and the Internet. [12] Trinidad's traditional carnival has become an inauthentic commercialized event used to lure tourists for economic gain. [28] Historically, the festival emphasized a mythological basis, demonstrating the holy trinity and the nation's unity. According to Dennis Merrill, author of "Negotiating Cold War Paradise: U.S. Tourism, Economic Planning, and Cultural Modernity in Twentieth-Century Puerto Rico", the tourism industry in the Caribbean is viewed by its critics as causing host countries to practice economic subservience to the visitors of the islands. He highlights the U.S. attempt in the 1930s to make Puerto Rico an island destination for tourists to bring in a new source of revenue to the U.S. and help lift it out of economic depression. Travel guides and advertisements used at the time suggested that the people of Puerto Rico lived in poverty and wanted a chance to serve travelers from the United States. [29]

The creation of the Caribe Hilton hotel in San Juan in 1949 represented a partnership between the Puerto Rican government and U.S business. Americans viewed the creation of the hotel as a symbol of their power to create material progress. A majority of Puerto Rican citizens did not approve of the decision to build the hotel. They believed that the public funds would have better suited the island inhabitants if they were invested in improving education and social welfare. San Juan's fire chief of the time disapproved the government's decision to "degrade itself by buying tourists." Articles published by "El Mundo" in 1952 saw the American tourists as selfish people who did not care about the island and ones who will in the future convince the Puerto Rican people to serve them. In the 1950s, Old San Juan was restored by the Puerto Rican government in order to attract American visitors interested in the history of the island. [29]

The influx of tourists in the Caribbean has caused environmental damage to both the marine and land ecosystems of the region. The recent increase in cruise ship popularity has led to pollution of coastal waters through the emission of oil, sewage and lubricants. One estimate attributed nearly 80% of all global marine pollution to cruise ships. [30] Additionally, cruise ships anchoring in reef environments can cause damage the corals. In the water around George Town, Cayman Islands, cruise ship anchors were responsible for the damage of 300 acres of reef habitat. Channel dredging in shallow waters to allow for easy passage of large ships disturbs the water and also damage corals and sea grasses. Cruise ships and other watercraft also contribute to the introduction of invasive species by carrying them from one body of water to another. Boat propellers also harm or kill slow moving animals such as sea turtles that live near the water surface. [30]

Heavy foot traffic in beach ecosystems also degrades their natural habitats. Tourists displace rocks, logs and other parts of beach environments that serve as homes for wildlife. Walking on tropical shores can cause serious damage to corals that inhabit the area. Fragile dune environments and the vegetation that inhabit them are damaged due to human foot traffic. The cleaning of natural shore debris to make beaches more appealing for tourists is also an environmental concern. In addition to enhancing the water quality and adding nutrients, this debris provides a home for invertebrates and also a food source for predators of the invertebrates. [30]

Tourist resorts in the Caribbean consume much more water than residential areas do, with many resorts consuming as much as five to ten times more water than residential areas. [30] Hotels that pump untreated sewage into the ocean threaten coral populations that would suffocate in the presence of seaweed growth caused by the sewage. [31] The use of coastal areas to produce hotels has eliminated much of the beach and wetland environments in the region. This not only alters the natural environment but also displaces the plants and animals that live there and threatens ecological balances. [31]


Cat Island

Cat Island, 130 miles southeast of Nassau, contests San Salvador’s claim to be the site of Columbus’ first landfall in the New World. Putting this continuing inter-island debate aside, visitors to Cat Island will find a great deal of other history to explore. They can visit the ruins of two island plantations – Armbrister and Deveaux – that date back to the late 18th century. Not far from Armbrister Plantation is the Mount Alvernia Hermitage, a small stone monastery that was hand-built by the reclusive Father Jerome in the first half of the 20th century. The tiny chapel sits atop 206-foot Como Hill, the highest point in the Bahamas.


Experience world-class service at the luxurious hotels

The Bahamas is famously known for its beautiful, luxurious beach hotels. The Beach Tower at Atlantis, Paradise Island, Grand Hyatt and Breezes Resort are a few of the most popular hotels. The hotels in the Bahamas have mastered the art of providing world-class service while still making their guests feel at home. Great facilities, hotel activities and the standard of accommodation are other reasons why Bahamian hotels are top-notch.


Ver el vídeo: Un País Fabulosamente Rico Que No Tiene Un Idioma Ni Moneda Propios (Diciembre 2021).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos